¿En qué consiste la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea es un patrón de alimentación variado y equilibrado que se caracteriza por incluir un alto consumo de alimentos de origen vegetal como frutas, hortalizas, verduras, legumbres, frutos secos, cereales integrales y semillas. También incorpora en gran medida las grasas monoinsaturadas y la utilización de aceite de oliva como fuente principal de grasa. Además, en una dieta mediterránea ha de haber un consumo entre moderado y alto de pescado fresco y moderado de productos lácteos, aves y huevos. Por el contrario, un consumo bajo en frecuencia y cantidad de carnes rojas, embutidos y dulces.

En España tenemos la suerte de tener este tipo de alimentos al alcance de nuestra mano. Productos de calidad y autóctonos con los que poder disfrutar de una alimentación equilibrada que aporte múltiples beneficios a nuestra salud.

¿Cuáles son sus beneficios?

Numerosos estudios avalan los efectos beneficiosos del modelo de dieta mediterránea frente al riesgo de padecer enfermedades crónicas. Uno de los estudios que ha proporcionado mayor evidencia científica a la hora de avalar que dicha dieta es útil en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular es el estudio PREDIMED, sobre todo en personas consideradas de alto riesgo.

Los resultados del estudio PREDIMED mostraron que seguir un patrón de alimentación mediterráneo es efectivo para la prevención de enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, accidente vascular cerebral y mortalidad cardiovascular). Además, se ha demostrado que aquellos individuos que se adherían a la intervención con dieta mediterránea tenían una menor incidencia de otras enfermedades, como la diabetes tipo 2 y algunas de sus complicaciones: síndrome metabólico, enfermedad arterial periférica, fibrilación auricular, hipertensión arterial, deterioro cognitivo y cáncer de mama.

La alimentación mediterráneo previene enfermedades cardiovasculares

Los beneficios de dicha dieta se deben a la variedad de alimentos que incluye y a la forma de cocinarlos, utilizando el aceite de oliva, el ajo, la cebolla y otras especies propias de la zona mediterránea. Platos elaborados sin salsas y cocinados preferiblemente a la plancha, asados o al vapor y con el empleo en el aliño de aceite de oliva virgen extra, serían la perfecta recomendación.

Aparte de esto es importante que esta alimentación se complemente con un correcto consumo de agua, una actividad física adecuada y un control del peso corporal.

Pero, ¿puedo perder peso con una dieta mediterránea?

En términos generales, claro que sí. No sólo te ayudará a perder peso, sino que, siguiendo este tipo de dieta, te resultará más sencillo mantenerte. Olvidándote del tan temido efecto rebote.

Hay que tener en cuenta que si queremos bajar de peso, lo mejor es que acudamos a un profesional que nos ayude a conseguir un peso saludable. El patrón de dieta mediterránea,  que además es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, de forma general es aconsejable para la mayoría de la población. Si basamos nuestro plan de alimentación en materias primas y comemos variado y equilibrado comprobaremos que es un tipo de alimentación fácil de seguir y mantener en el tiempo, sin fórmulas mágicas ni dietas milagro.

Además, podemos ayudarnos de complementos naturales que pueden ser útiles en el control del volumen, y un apoyo extra en nuestra pérdida de peso. Hoy hablamos en el blog de CONATAL de REDUDRINK, un producto muy completo cuyo modo de empleo es en dos tomas, una durante el día y otra por la noche.

redudrink-sombra
Redudrink Día y Noche

REDUDRINK DIEPESO DIA te ayuda a controlar el volumen durante el día ya que disminuye la retención de líquidos, la grasa acumulada y la hinchazón.

 REDUDRINK DIEPESO NOCHE facilita el drenaje, la digestión y el descanso.