Al medir la composición corporal de nuestro cuerpo, se determinan los porcentajes de grasa, músculo, agua corporal total y mineral óseo. No sólo el peso de una persona es importante, si no también saber cómo está distribuido.

Nuestro peso corporal total se divide en masa grasa y masa libre de grasa. La masa libre de grasa se divide a su vez en masa magra (agua corporal y proteínas) y mineral óseo.

Podemos estimar la composición corporal, entre otros métodos, a través de un sistema denominado bioimpedancia eléctrica y se fundamenta en la oposición de las células, tejidos o líquidos corporales al paso de la corriente eléctrica. A día de hoy existen básculas fiables que nos dan este tipo de información y son recomendables a la hora de analizar la composición corporal de una forma sencilla.

¿Por qué es tan importante la composición corporal?

Evaluar nuestro progreso sólo por el peso y no por la composición corporal es quedarnos con parte de la información, es decir, es demasiado simple, igual que el índice de masa corporal (IMC). El peso es un número que no siempre es indicativo del progreso físico, dependiendo de nuestra alimentación y el entrenamiento podemos bajar de peso sin adelgazar y subir de peso sin engordar. En cuanto al IMC, sólo relaciona el peso con la altura y no tiene en cuenta valores importantes como el tejido adiposo y el músculo esquelético. Por ejemplo, en una persona deportista con un índice de masa muscular alto y buena composición física el IMC podría estar indicando un sobrepeso u obesidad, llevando a  error. Por lo que el peso y el IMC por sí solos no son indicadores de salud ni del estado físico. Si lo son, la composición corporal, el estado de ánimo, la fuerza, el rendimiento y la calidad del sueño.

Para saber nuestra composición corporal de forma fiable recomendamos acudir a un especialista, pues además de contarte cómo está distribuido tu peso corporal establecerá un plan de objetivos en base a ello y te ayudará a conseguirlo y mantenerlo en el tiempo.

Los objetivos de la composición corporal pueden depender de múltiples factores como sexo, edad o deporte que practiques. Aún así, sea cual sea el objetivo, el porcentaje de grasa suele ser uno de los valores más usados a la hora de evaluar el progreso.

Una dieta o plan de alimentación correcto se refleja en nuestro estado físico

Además hay factores que nos pueden indicar si estamos progresando cuando comenzamos un plan de pérdida de grasa, como encontrarse mejor y con más energía, descansar adecuadamente y una mejora en nuestros hábitos como realizar ejercicio físico adecuado o reducir el consumo de ultra-procesados, por ejemplo.

En cuyo caso, si la dieta o plan de alimentación que estás llevando a cabo es el correcto, lo notarás en tu cuerpo. Llevar una dieta variada y equilibrada así como realizar ejercicio físico de forma regular te ayudará a encontrarte bien y eso es lo más importante.

Hoy desde el blog de Conatal queremos hablarte de Drenaslim ampollas, uno de nuestros complementos que más ayudan a la hora de perder volumen cuando estás llevando a cabo una dieta de adelgazamiento. Contiene Grosellero negro, Zarzaparrilla, Saúco, L-Carnitina, Rábano negro, Boldo, Vid roja, Mirtilo, Piña, Papaya y fructooligosacáridos, un producto muy completo con efecto drenante y circulatorio, que si aún no lo conoces te recomendamos probar.