El hígado es un órgano clave para el organismo. El hígado recibe, metaboliza, trasforma, almacena y libera energía y gran cantidad de micro y macronutrientes que proceden de la absorción intestinal a través de la circulación.

Es el encargado de sintetizar gran cantidad de proteínas así como de su hidrólisis para liberar glucosa.

Tiene un papel fundamental en la retirada del torrente circulatorio de bacterias, restos celulares y endotoxinas bacterianas, participando por tanto en los mecanismos de defensa del organismo.

Cuando este órgano sufre alguna alteración sus funciones pueden quedar anuladas, apareciendo deficiencias nutricionales y hepatopatías, alteraciones metabólicas (aumento de lipoproteínas y de glucosa) urea, hipertensión, hígado graso, fatiga, cansancio y menor energía física y mental.

Para evitar estas alteraciones se hace necesario el uso de un depurativo hepático que ayude a eliminar la grasa, disminuya las transaminasas y facilite la regeneración de las células hepáticas.

Los componentes que nos ayudarían a combatir excesos serían:

  • Rábano
  • Alcachofa
  • Menta
  • Aloe
  • Cardo mariano
  • Milenrama
  • Desmodio
  • Hinojo
  • Manzanilla
  • Boldo
  • Genciana

 

Favorecen la depuración y desintoxicación hepática

 

CARDO MARIANO y DESMODIUM

Fortalecen y restablecen el funcionamiento hepático ayudando a combatir el exceso de  sustancias tóxicas de origen alimentario (grasas, alcohol) que se acumulan en el hígado.

Ayudan a regenerar las células hepáticas, disminuyen las transaminasas y mejoran el estado general del hígado.

 

ALCACHOFA y RÁBANO NEGRO

Protegen el hígado, favorecen la digestión de las grasas por aumento del flujo biliar y promueven la eliminación de líquidos y de ácido úrico. Ayudan a controlar el colesterol y los triglicéridos.

 

BOLDO

Uno de sus principales componentes es la boldina que estimula la producción de bilis, favoreciendo el funcionamiento del hígado y ayuda a quemar grasas con mayor efectividad. Su acción depurativa también ayuda a mejorar la evacuación del intestino.

 

Mejoran la digestión

 

GENCIANA y ALOE

Mejoran los trastornos digestivos inflamatorios como úlcera y acidez. Alivian el ardor de estómago, las flatulencias y sensación de plenitud después de las comidas.

 

MENTA

Elimina gases y estimula la producción de jugos digestivos.

 

HINOJO, MILENRAMA Y MANZANILLA

Ayudan a mejorar los trastornos gastrointestinales, están especialmente indicadas para las flatulencias y dispepsias.

 

Un complemento natural con esta composición sería el idóneo para un correcto funcionamiento del sistema hepático, nos ayudaría a realizar una correcta digestión tras una comida copiosa y ayudaría a eliminar sustancias tóxicas de nuestro organismo como son las grasas y el alcohol, entre otras.