El aceite de onagra proviene de la onagra o prímula (‘’Oenothera Biennis’’), planta perteneciente a la familia Onagraceae.

Las semillas de onagra se someten a presión en frío obteniéndose el aceite, éste es muy rico en ácido linoléico y ácido gamma-linolénico.

El ácido linoléico es fácil de conseguir a través de la dieta, ya que se encuentra en: nueces, semillas de chía, linaza, aguacate, almendras… también lo contiene  los aceites de primera presión en frio crudos (aceite de soja, de nueces, de girasol, de maíz, aceite de germen de trigo…).

El acido gamma linolénico no aparece en cantidades considerables en ningún alimento excepto en el aceite de borraja, aceite de onagra y aceite de semillas de grosella negra.

A la onagra se la conoce como la planta de la mujer por los numerosos beneficios de salud y belleza que le aportan. Las principales propiedades que tiene son:

 

Síndrome premenstrual:

El ácido gamma linolénico contribuye a la formación de la prostaglandina PGE-1, ayudando a reducir los procesos inflamatorios, importante en los síntomas previos al ciclo menstrual.

La onagra ayuda a disminuir la retención de líquidos, dolor de cabeza, hinchazón abdominal, aumento de peso, dolor de espalda, inflamación de los pechos y acné.

Reduce los dolores menstruales o dismenorrea.

También actúa a nivel psíquico, ayudando a combatir la depresión, irritabilidad y ansiedad.

 

Salud de la piel:

Evita el envejecimiento prematuro de la piel y mejora la elasticidad de esta.

Reduce los síntomas de la psoriasis.

En uso tópico es utilizada para la prevención del acné.

En los eccemas, reduce el picor, la sequedad y que se descame por su textura oleaginosa.

 

Cabello y uñas:

Evita  la caída del cabello cuando la causa es falta de riego sanguíneo en el folículo piloso.

Evita la formación de caspa.

Ayuda a mantener las uñas sin grietas.

 

Aparato circulatorio:

Debido a las propiedades del ácido gamma linolénico y la prostaglandina PG1 se reducen los niveles de colesterol LDL, tiene propiedades anticoagulantes, previene la formación de trombosis, incrementa la flexibilidad de las arterias, evitando su inflamación y la formación de varices, las hemorroides y flebitis.

Reduce la hipertensión.

 

Aparato digestivo:

Ayuda a aliviar alteraciones gastrointestinales y regula el peristaltismo intestinal.

 

Artritis reumatoide:

Sus propiedades antiinflamatorias mejoran esta enfermedad. Tomando un suplemento de aceite de onagra en periodos de 6 meses, se reducen los dolores en las articulaciones y se manifiesta mayor flexibilidad (350 mg/día).

 

Migrañas:

Mejora las migrañas debido a la importancia de la agregación plaquetaria y de los metabolitos del ácido araquidónico en el proceso que lleva la isquemia cerebral previa a la migraña.

 

Diabetes:

Ayuda a mantener estables los niveles de insulina y previene el entumecimiento y hormiguero de las extremidades.

 

El aceite de onagra es muy recomendable para diferentes afecciones tanto internas como externas. La mejor forma de tomar aceite de onagra virgen prensado en frío es en forma de perlas, pues se conservan todas sus propiedades durante más tiempo.